1977: El Misterio de Arlene, por fin resuelto

Pues ya está. El tercer y último libro de la serie “Tres amigos y un fantasma” acaba de llegar a las librerías. Pongo punto y final a una de las historias que, por circunstancias de la vida, más me ha costado terminar.

Desde que me embarqué en este proyecto han pasado tres años y han resultado ser más duros de lo que me imaginaba. Pero ¡ya está! Mi querida Arlene cierra sus aventuras en “1977”, el título que por fin desvela el misterio que siempre la había acompañado.

Portada

Para quien no lo sepa: la serie de “Tres amigos y un fantasma” comenzó con “El Misterio de Arlene“, allí tres amigos empiezan a estudiar en un internado en el que acaban haciéndose amigos de un fantasma, Arlene. Una chica de 12 años que murió en enero de 1978. Los “Tres amigos y un fantasma” se enfrentan a una banda de traficantes de drogas y al mismo tiempo tienen que descubrir cómo murió Arlene y sobre todo, ¿por qué se ha terminado convirtiendo en un fantasma?

En “Reencuentro con el pasado“, la segunda parte, buscaban a las antiguas amigas de Arlene (mujeres de casi 50 años ahora) para intentar averiguar ese misterio y también, cómo no, acababan metiéndose en jaleos y se veían envueltos en un robo en el que estaba implicada la que había sido la mejor amiga de Arlene.

Portada Reencuentro Arlene 2 S Vallejo ok

“1977” es un libro diferente ¡y muy bonito! Hay dos líneas temporales: la del pasado, en la que por primera vez  conocemos el día a día, en 1977, de las amigas de Arlene. Y el del presente en el que las mujeres junto a los tres amigos y a Arlene intentan recordar qué pasó en aquel lejano 1977 e investigar la muerte de Arlene. También tendrán que enfrentarse a otro peligro que no voy a desvelar aquí porque no me da la gana.

Hoja en negro 1977 Arlene

Mirad qué bonito ha quedado el interior del libro: el pasado se cuenta en hojas grises. ¡A que ha quedado bonito!

Total, que he terminado la serie de Arlene y estoy muy contenta. No solo porque la haya acabado (que también), sino porque estoy muy satisfecha con el libro.

Veréis, se supone que la serie de “Tres amigos y un fantasma” es para niños (de once años o así). Pero yo nunca escribo para niños. Escribo para todos. Y las aventuras que pasan los protagonistas solo son excusas para hablar de lo que a mí me interesa: la nostalgia, la muerte, los paraísos perdidos, el pasado irrecuperable… Y lo he hecho ¡muy bien!, ¡qué narices! ¿Debería ser modesta y deciros que “Creo que me ha quedado muy correcto este libro”?.. Es lo que se estila, ¿no? Pero la verdad es que he terminado la serie hablando de temas muy serios sin que se note, he creado un final feliz (que si lo pensáis bien no lo es en absoluto) y he disfrutado como una enana revisitando mi pasado, el de 1977, el de una época en la que no podías grabar la serie que te gustaba ni en vídeo ni en ningún aparato porque aún no había llegado ese invento a los hogares, la época de Starsky & Hutch, la de la revista Súper Pop, los bollitos Bonys, Panteras Rosas y Bucaneros, la de las botas de goma y las bufandas de punto de lana de esa que picaba. La época de los horrendos verdugos, las trenkas, las coletas y las faldas tableadas. He reflejado parte de mi infancia en la de esas niñas de 1977, al igual que retraté mi colegio en su internado de Las Camelias. ¡Y me lo he pasado muy bien haciéndolo!

Pero lo mejor es que creo que también he conseguido que los lectores se lo pasen igual de bien: tanto los chavales que no han conocido esa época (que les suena lejana como el Pleistoceno) como los mayores que sí que la vivieron.

“1977” ya vuela libre y deja de ser mi historia para ser vuestra. Para que cada lector vea en ella una historia diferente: la suya propia.

Cuando leáis el libro, decidme si os ha gustado, anda. 😉

 

1977, Tres amigos y un fantasma III.

Ed. Diquesi

ISBN  9788494519659

Anuncios