Star Wars y yo

En 1977 yo tenía nueve años. El estreno de La Guerra de las Galaxias fue todo un acontecimiento. Colas gigantescas se formaban alrededor de los cines en que se proyectaba. Su éxito fue tal que mi padre decidió llevarnos a verla, con mis primos, unos primos a los que no veíamos casi nunca, a la sesión de noche, en el Real Cinema de la plaza de la Ópera de Madrid. (Un cine que ya no existe).

Han Solo Star Wars
Yo tenía nueve años y aún recuerdo la tremenda impresión que me produjo ver en pantalla aquella escena incial en la que una nave enooorme era, es, siempre será, perseguida por otra nave aún más enooormeee, que no se acababa nunca… Era un plano absolutamente novedoso en el cine, y la sensación de realismo fue tan brutal que aún la recuerdo.

Del resto de la película no recuerdo nada. Pero en cambio sí que recuerdo ir, muy de noche, de vuelta a casa, en coche, por una carretera de Extremadura desierta, pensando en lo que había visto. Era a-lu-ci-nan-te. ¿Cómo podían haber hecho algo tan molón?

George Lucas Lawrence Kasdan
Luego vinieron los cromos, el puzzle de los Xwing que colgué en mi cuarto, los muñequitos de kenner… Tenía nueve años, pero cuando estrenaron El Imperio Contraataca, debían ser ya doce. Y entonces, entonces sí que me dió fuerte. Aquel final, tan abierto y tan triste me dejó intrigadísima y hecha polvo. La secuela me gustó aún más que La Guerra de las Galaxias y como no tenía vídeo, arrastraba a mi hermano, menor que yo, a cualquier cine dónde la echarán.

Vi El Imperio Contraataca, en cine, así como doce veces. Me sabía los diálogos, los aprendí casi sin querer, y Han Solo, Harrison Ford, se convirtió en mi héroe y yo, en su primer fan. Qué guapo estaba el condenado. “Te quiero”, decía Leia, y él le contestaba “Lo sé”. !!! ¡Madre mía! Tanta emoción en sólo dos palabras me dejó derretida del todo.

Harrison  Ford Autógrafo Star Wars
Como fan del siglo XX me dediqué a contactar con ¡todo el mundo! Escribí a la Twenty Century Fox americana, a la distribuidora en España, la Cinema International Corporation, a los agentes de los actores (recordad que Internet no existía, así que preguntaba en la embajada americana…). Gracias a mis actividades conseguí carteles, fotos, autógrafos… Era la fan número uno, ¿no?

Carrie Fisher Autógrafo
Y esa emoción, ese amor incondicional por la saga de Star Wars se mantuvo en el tiempo. Allí escondida en mi corazoncito. Hasta que estrenaron La Amenaza Fantasma. Nadie podría estar más emocionada que yo. Cuando , de nuevo en el cine, oí la música de John Williams… Oh, ah, oh… Y entonces vi la película y… aquello era una mierda. O sea, sí, estaba bien hecha, pero la historia, los personajes, me importaban un comino. Aquello no tenía emoción alguna. Era un envoltorio maravilloso para un enorme vacío.

Sí, vi luego las otras dos películas y no volví a verlas nunca más. Me decepcionaron tanto que ahora, años después, cuando estrenan una nueva película de Star Wars, y los fans atronan las redes, yo callo. Ni siquiera he comprado una entrada. Ni siquiera sé cuándo iré a ver El Despertar de la Fuerza. Iré sí. Pero me decepcionaron tanto hace años, que mataron toda emoción. Ahora ya no espero nada. Mis expectativas son cero. Es como un amor que te traicionó y te hizo tanto daño que ahora cuesta volver a enamorarse. Veremos. Veremos.

¿Cómo hacer setas de gnomos con unos rabanitos? (Mamá friki)

En este wonderfuloso video explico cómo hacer setas de gnomos, de enanitos o de Super Mario con unos rabanitos.

Y, ya puestos, también hablo de las propiedades nutricionales de los rabanitos y de los fallos de racord. (Cosas que pasan cuando no puedes grabar lo que quieres grabar en los días que pretendes hacerlo…). 😉

¡Ah! Y casi no se ve, pero lo mejor es: comerlos con un poquito de aceite de oliva, sal y pimienta. ¡Y ya está!

Mini Totoro comestible

En este wonderfuloso vídeo de aquí abajo os cuento cómo hacer un Mini Totoro comestible con un huevo duro y cómo hacer algo atractivo y divertido para los críos (y los mayores) de un plato, a priori, tan soso como el de un simple un huevo cocido.

Los japoneses son los maestros en esto de “personalizar la comida”, y en breve incluiré otro vídeo de cómo hacer setas de “Super Mario” con rabanitos. ¡Y es que la comida es divertida y nos ofrece un montón de friki posibilidades de presentación!

Mini Totoro Huevo cocido

El “Mini Totoro” es un personaje de la película “Mi Vecino Totoro”, que es una maravilla de la animación japonesa y se ha convertido en todo un clásico. De hecho, la revista “Time Out” la eligió como la mejor película de dibujos animados de todos los tiempos. Si no la conocéis, corred a verla. ¡Vale la pena!

Totoro one girl

El vídeo no es nada serio y espero que os haga reír. Todavía estoy aprendiendo a hacer vídeos con los medios que tengo… La sintonía es de una vieja canción de Miguel Á. García Cabello. ¿Os gusta?

La explicación y receta original del “Mini Totoro” aparece en “Madre de Dragones”. En el libro puedes encontrar otras muchas recetas, consejos, ideas para juegos, viajes, disfraces y muchas tonterías variadas.