I’m back (¡He vuelto!)

Llevaba mucho tiempo sin escribir en este blog. Y sin hacer caso de las redes sociales. Y sin escribir relatos… Y ¡he vuelto! Como un zombi que regresa de la tumba, tambaleante, apartándose los terrones de tierra de los hombros y con hambre. Con mucha hambre.

Voy a contaros algo sobre mi vida: tengo dos trabajos. Uno, por las mañanas, es el trabajo “serio”, el que “me paga las lentejas”. Otro, por las tardes, el de escritora. PERO por razones que no vienen a cuento, durante cuatro meses el trabajo de la mañana pasó a ocupar también las tardes. De manera que me quedaba muy (muy) poquito tiempo para escribir. Pero, ¡después de todo sólo eran cuatro meses!

Lo que pasó es que esos cuatro meses se convirtieron en ocho, y luego… en ¡un año y siete meses! Total, que durante un año y siete meses me he limitado a cumplir con compromisos firmados y poco más.

Y ahora, en mayo, por fin, ¡he vuelto!

Im back sw

Durante este año y estos siete meses apenas he escrito. He podido actualizar mi web (mirad qué bonita me ha quedado aquí), he publicado unos cuantos relatos en inglés (que ya había escrito hacía tiempo), he participado en la organización de una EuroCon, he publicado “Reencuentro con el pasado“, la segunda parte de “Tres amigos y un fantasma“… En fin, he hecho lo que he podido.

En este tiempo he abandonado prácticamente mi Facebook y mi Twitter. Pero no solo no he dedicado tiempo a alimentar mis redes sociales, tampoco me he ocupado de entrar en ellas para seguir las andanzas de mis amigos virtuales. Al principio sentía que me estaba perdiendo algo, pero, con el tiempo, me he dado cuenta de que no pasa nada. ¡Nada en absoluto! He descubierto que se vive muy bien sin consultar las redes sociales cada dos por tres y que si pasa una semana sin entrar en Facebook no se acaba el mundo. Ni mucho menos. En fin, que no he echado de menos a estos ladrones de tiempo.

Pero lo más importante es que durante este año y pico he podido pensar. He reflexionado sobre a dónde quiero ir a parar en mi carrera literaria, qué quiero escribir y, sobre todo, que es lo que no quiero escribir. Y eso es, quizás, lo mejor de este tiempo: que he podido pensar en lo que normalmente no se piensa.

Así que he vuelto. Sí. Con mis #tontadas y mis #CosasPara Pensar, llena de proyectos y con muchas ganas de escribir.

Hola. He vuelto.

SVallejo Libros tontadas pienso

I’m in the BSFA Awards Longlist in the category of Best Story!

My story “Gracia”, published in English in Strange Horizons, has made it to the Longlist for the Best Short Fiction Award by the British Science Fiction Association.

I’m in the list with people such as Ian Watson, Christopher Priest, Bruce Sterling or China Miéville, so I’m freaking out more than you can imagine. I’m delighted, amazed and impressed, all at once, though if I have to choose an adjective, I choose “mental”.

gracia-svallejo

Being in a longlist means that BSFA members will vote their favourite stories and then select a shortlist and finally a winner will be chosen.

“Gracia” is a story I love and it has given me much happiness. I already told you about it when it was published in English, here. Being in this list is a great HONOUR, and even though making it to the final is a bit complicated, hey! Why not dreaming a little more?

So, if you are a member of the BSFA, you can read “Gracia” here, both in English and in Spanish. And if, when you read it, you like it, you can vote for it here until the 31st of Jannuary.

PS: I think I’m the only translated author in the list. Thank you so much to Lawrence Schimel for his wonderful translation. I am not so good in English!  😉

¡Estoy en la longlist del BSFA Award al Mejor Relato! (British Science Fiction Association)

Mi relato “Gracia” que se publicó en inglés en Strange Horizons se ha colado en la longlist (la lista larga) para el premio al Mejor Relato que otorga la Asociación Británica de Ciencia Ficción.

Comparto la lista con Ian Watson, Christopher Priest, Bruce Sterling o China Miéville, y no os podéis imaginar lo mucho que me flipa. Vaya, que estoy encantada, alucinada e impresionada a partes iguales. Aunque si me tengo que quedar con un adjetivo, elegiría el de “flipada”.

bsfa-awards-susana-vallejo

Aquí mi cita estilo Paulo Coelho

Lo de estar en una longlist quiere decir que los miembros de la BSFA votarán sus relatos favoritos y entonces seleccionarán los finalistas (una short list, supongo). Y después, de entre esos finalistas se elegirá el ganador.

“Gracia” es un relato que me encanta y que me ha dado grandes alegrías. (Ya os hablé de él cuando se publicó en inglés aquí). Llegar a esta lista es todo un HONOR y aunque pasar a la final es complicadillo, oye, ¿por qué no soñar un poco?

Así que si eres miembro de la BSFA puedes leer “Gracia” aquí , que por cierto está en castellano y en inglés, y si después de leerlo, te gusta, puedes votarlo aquí amtes del 31 de enero.

P.D. Creo que soy la única autora traducida de la lista. Gracias a Lawrence Schimel que hizo una fantástica traducción. 😉

¡Me gusta la Navidad!

Pues a mí me gusta la Navidad, con sus lucecitas, su compulsión compradora, su gente corriendo para un lado y otro. Me gusta el vaho en las ventanillas de los autobuses llenos de pasajeros, las miradas de los niños en la noche de Reyes, los gorros y las bufandas. Me gustan las carreras apresuradas de multitudes cargadas de bolsas y la música en las calles. Me gusta el papel de regalo, el verde de los árboles de plástico, el rojo y el blanco de los trajes de los falsos Papás Noeles y el blanco de la nieve de corcho y de espuma de plástico. Y el espumillón hortera.

¡Cómo me gusta!

navidad-susana-vallejo

Viejas pelis navideñas en blanco y negro. Los más jóvenes del lugar, ¿conocéis el referente de “Chencho” en la Plaza Mayor de Madrid? ¿habéis visto “Qué bello es vivir”?

La Navidad nunca ha sido un evento familiar para mí. No asocio esta época a comidas en familia ni reencuentros ni buenos momentos frente a un pavo, un cordero, cava, comilonas, polvorones… Siempre he sido adoptada por otras familias (la de mi ex marido, la de mi pareja actual, la de un amigo…). Y sin embargo, me encanta el cordero y los turrones y los polvorones. Y poner una mesa bonita. Y el reflejo de las copas de cava y de vino sobre el mantel.

Me encanta adornar la casa y convertirla en un atentado contra el buen gusto. Me encanta llenarla de luces, papá noeles y gilipolleces variadas. Me gusta sacar el calendario de adviento y hacer paquetitos de chuches y repartirlos por los bolsillos del calendario.

Me gustan las vacaciones y comprar regalos a los que quiero. Me gusta la Navidad.

Y por encima de todo, me gusta ver cada año, esa joya cinematográfica, construida como una perfecta obra de relojería, en la que cada miguita de información tiene, después, su sentido. Me encanta verla en familia, arropados bajo unas mantitas y decubrir que sigue emocionando a una adolescente de 13 años. Me gusta ver a un joven Alan Rickman fingiendo su acento europeo, a Alexandr Godunov joven y melenudo y a Bruce Willis haciendo muecas, descalzo y en camiseta. Porque “La Jungla de cristal” es la mejor película de Navidad (¿junto a “Love Actually“?) y porque ¡ahora tengo una metralleta! Ho ho ho.

¡Felices fiestas!

Bruce Willis, después de La Jungla de Cristal, aprendió a actuar. Un poco.

Dos cuentos inquietantes

En estos tiempos en los que voy como loca, sin tiempo para nada, he conseguido publicar dos cuentos ¡en inglés!

A ver, que esto merece una explicación: publicar es difícil, sí. Publicar relatos lo es aún más. Y que te paguen por esos relatos… Buff, eso sí que es pura ciencia ficción. Pues bien, allende los mares, te pagan por publicar relatos. Y gracias a Lawrence Schimel que se ha currado una traducción estupenda, este último trimestre del año hemos conseguido colocar dos relatos en el mercado anglosajón.

Por cierto, que gracias a Lawrence, me he dado cuenta que el 99% de mis relatos son deprimentes y tristes; distópicos, melancólicos e inquietantes.

“Verano en Ámbar”, en Persistent Visions

Escribí “Verano en Ámbar” hace muchos años. Ni siquiera recuerdo cuándo (¿en 2008?). La historia ha sufrido modificaciones y NUNCA se ha publicado en castellano. Es una historia que me encanta y me toca la fibra.

Dicen que los escritores siempre escribimos la misma historia y en mi caso hay algo de verdad: la nostalgia, el pasado que se pierde irremediablemente, la memoria, el permanecer anclado en el pasado, la muerte… son temas recurrentes a los que vuelvo una y otra vez. Y todo esto está en “Verano en Ámbar”.

Dicen los de Persistent Visions, más o menos: “El poder de la nostalgia es una droga embriagadora y evocar el pasado es dulce por un tiempo. Pasar página es a veces un regalo que puede llegar de lo más inesperado”. Al parecer Persistent Visions nunca antes había publicado una traducción de un cuento en otro idioma; “Verano en Ámbar” ha sido la primera.

amber-summer-vallejo

Total, que aquí tenéis Summer in Amber, una historia fantástica, de no-lugares que se recrea en la nostalgia y el pasado. Recuerdos atrapados en ámbar, como los insectos de la antigüedad. Por cortesía de Persistent Visions y con la traducción de Lawrence. (Sólo disponible en inglés, eso sí).

“Gracia”, en Strange Horizons

Y en Strange Horizons, aquí, podéis encontrar “Gracia”. Se puede leer en castellano y en inglés y ya se publicó en la antología de Fantascy “Mañana Todavía“: Doce distopías para el siglo XXI. Si te lo perdiste entonces, ahora tienes la oportunidad de leerlo.

“Gracia” es otro relato de ciencia ficción, triste, deprimente y distópico. Retrata mi barrio actual, Sants, en un futuro no muy lejano. Nada más acabar de escribirlo, ocurrió todo el asunto de Can Vies y os aseguro que durante un tiempo tenía la sensación de estar viviendo en un futuro distópico como el que había imaginado.

gracia-can-vies-vallejo

En fin, que aquí tenéis a vuestra disposición, dos relatos de ciencia ficción, muy diferentes pero ambos vestidos con el velo de la melancolía.

EuroCon 2016 (Convenciones cienciaficcioneras)

Ocho meses sin publicar ni una entrada son muchos meses. Demasiado. Pero mi vida también ha sido “demasiado” y de vez en cuando el mundo real se convierte en una prioridad y el virtual queda relegado a un “cuando tenga tiempo”.

En estos 8 meses he cambiado de trabajo. Si me apetece, ya os lo contaré otro día. Ahora en mi vida laboral me siento como Ray Donovan, siempre solucionando problemas, pero en mi caso sin matar a nadie. (Espero).

Y en estos meses también he colaborado en la organización de la EuroCon 2016, que se celebró la semana pasada en Barcelona. Y “¿Qué es una EuroCon?”, os preguntaréis los muggles… Pues es la Convención Europea de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror. O sea: un montón de frikis europeos y extraeuropeos (850 aproximadamente) que nos juntamos para hablar de nuestras cosas, echarnos unas risas y compartir cervezas, tiempo y pensamientos. Algunos de ellos profundos y todo.

img_20161030_112004

Una parte de la organización de la EuroCon a punto de reunirnos, por última vez, antes del gran evento

@Doña Sierpe dice que ignoraba cómo se fragua una EuroCon. Yo sí lo sé. Y os lo voy a contar: la idea inicial partió de la cabeza de Pep Burillo (en la foto con camiseta roja y camisa oscura) que en un día de locura se preguntó por qué los frikis de Barcelona no organizábamos una EuroCon. Se lo comentó a Cristina Macía e Ian Watson que están aún más locos que Pep y, claro, les pareció una idea estupenda. Luego nos lo plantearon a un grupillo del fandom que tuvimos un momento de enajenación transitoria y dijimos que sí, que claro, que ayudaríamos en lo posible.

Enrique Corominas creó un logotipo, Cristina e Ian presentaron la candidatura de Barcelona en la EurocCon de Dublín, se votó allí y, plas, nos eligieron. Eso fue hace dos años.

logo-eurocon

Desde entonces cada uno ha hecho lo que mejor sabía: crear la web, conseguir subvenciones, buscar dónde celebrarla y alojar a los inscritos, hablar con la Filmoteca para proyectar pelis relacionadas, traducir el Mecanoscrit del Segon Origen, buscar ponentes para la HispaCon (BCon, la convención española que coincide con la EuroCon), para el track académico, el menos académico, diseñar materiales, imprimirlos, poner a disposición del equipo un lugar para reunirnos, conseguir y coordinar voluntarios (¡los mejores voluntarios del mundo!), llevar las cuentas, ocuparse de la Comunicación, de la Prensa, de las pequeñas y grandes cosas, de la logística… En fin, ha sido la labor de mucha gente en pequeños equipos que a lo largo de estos dos años han turnado su protagonismo los unos a los otros en según qué momentos del proceso. ¡Una auténtica labor de equipo!

Yo me ocupé de llevar a ratos la cuenta de Twitter, aunque Sergi Viciana y sobre todo Zeta (que vale para todo) son los que han cargado con el peso más grande de la relación con los Medios, Facebook, la prensa y la comunicación. Y mi mayor aportación fue, quizás, ejem, además de acarrear cables, cajas y micros, conseguir dos astrofísicos que hablasen sobre la exploración espacial europea y los proyectos que la ESA tiene en marcha. La Agencia Espacial Europea se enrolló un montón y hasta nos prestó un trozo del telescopio espacial Hubble para poder enseñar a los asistentes.

img_20161106_172519

Aquí con Zeta en la ceremonia de clausura. Este chico vale para todo y da gusto trabajar con él.

Por cierto que como somos frikis y un poco nerds conseguimos ser Trending Topic en Twitter el viernes y el sábado (en la zona de Barcelona).

momentos-eurocon

Algunos de mis “momentos EuroCon”

Cuando organizas algo, no puedes disfrutarlo como Dios manda. Así que apenas pude asistir a charlas ni saludar prácticamente a nadie. 😦

Durante la Inauguración estuve entregando bolsas y credenciales y montando un poco de todo en el mostrador de Información, me quedó un mini rato para poder charlar con Richard Morgan y comer con Lisa Tuttle, Colin Murray y Emily. Por la tarde fui a firmar a la librería Gigamesh. Al día siguiente estuve casi el 100% del tiempo dedicada a esos dos astrofísicos, que os contaba que son unos cracks y, ejem, familia mía. Así que cuidamos del pedazo de Hubble, los llevamos a comer por Barcelona (a ellos, al pedazo de Hubble, no, que no le hace falta), les enseñamos la librería Gigamesh y los entresijos de la EuroCon. También asistí a la cena de gala con la entrega de los premios Ignotus e Ictineu. Total, fue un día agotador.

El domingo compartí mesa con John Clute, Alejo Cuervo y Dalibor Perkovic para hablar de “Does SF Prevent a Bad Future?” (podéis ver la charla aquí) y acabé a última hora de la tarde con los riñones hechos fosfatina después de desmontar bolsas, hacer y deshacer cajas, cuidar de una sala y dejar, finalmente, el CCCB tan bonito como cuando nos lo encontramos.

img_20161107_180211

¿Quién me hubiera dicho a mí que iba a compartir mesa con John Clute? (Guauuu)

Me perdí cientos de cosas, podría contaros cotilleos que no debo difundir, no pude hablar casi con nadie… Pero al menos, esta vez ha quedado todo grabado. Porque por primera vez en la historia de las eurocones hemos podido emitir todo en directo, en streaming, y todos aquellos que os lo perdistéis podéis volver a ver TODAS las charlas aquí. (¡Menuda alegría tener presupuesto para poder hacer esto! ¡Tomaaa!).

La EuroCon ha pasado. Yo he disfrutado de pequeños y grandes momentos. Me quedo con algunos de ellos para siempre en mi corazoncito. Pero lo mejor ¿sabéis qué es? Haber leído en vuestros blogs, Facebooks, tuits… que lo habéis pasado estupendamente, que habéis disfrutado. Porque estoy súper orgullosa de haber podido colaborar con mi granito de arena en la organización de esta EuroCon. 🙂

 

 

Estoy missing. Una historia personal.

Que hace siglos que no actualizo el blog. Ni cuelgo un vídeo absurdo de mamá friki. Ni escribo… (Bueno, esto último es mentira: en los últimos meses he conseguido escribir un par de relatos, pero no he podido empezar las dos novelas que quieren salir de mi cabeza y amenazan con hacerla explotar).

simpson

Así que os voy a contar por qué. Esto es personal. Y transferible.

Tengo un trabajo que desde hace algunos años es a tiempo parcial. Es decir: trabajo sólo por las mañanas. De manera que por las tardes me puedo dedicar a escribir y a mis frikadas. Pero (¡ay, los “peros”!) desde el pasado octubre y por una serie de cuestiones que no vienen al caso, trabajo a tiempo completo. Mañana y tarde. Y eso iba a ser temporal, sólo hasta febrero… Pero luego se alargó a abril. Y ahora… Ahora no sé exactamente cuándo podré volver a mi horario parcial. Porque ahora, además, he cambiado de trabajo.

Y además (¡ay, los “ademases”!) en el último mes he estado de obras, se me ha inundado el baño (con agua de las alcantarillas, una chulada, oigan) y he pillado un constipado o gripe que no me quiere abandonar y me hace toser como un perro apaleao.

Pues eso: que no es la mejor época y que no tengo tiempo para nada. Y ¿a quién le importa?.. ¡Pues a mí! Que no encuentro el momento de ponerme a escribir lo que tantas ganas tengo de escribir ni de grabar las bobadas que se me pasan por la cabeza.

Pero bueno, sigo viva. Y en estos meses también ha habido cosas buenas: gracias a las obras, ahora, cuando llueve, ya no me entra el agua en casa. Y estuve en mi pueblo (Madrid), en mi antiguo colegio, presentando “El Misterio de Arlene” de la serie “Tres Amigos y un fantasma” (que se desarrolla en un internado inspirado -por no decir calcado- en aquel colegio) y fue una experiencia muy, muy (MUY) bonita y muy emocionante. Y fui a Oporto (en Portugal, no el de Carabanchel de Madrid) y me inspiró un relato. Y pude enseñar el museo de El Prado a mi hija, y vimos el esqueleto de un gigante… Y vi a viejos amigos. Y he aprendido muchas cosas. Y he comido cosas ricas. Y he descubierto las patatas fritas bien gordas del Aldi. Y recibí un mensaje muy bonito del pasado. Y he hecho que se emocionen algunos. Y me modelado un collar. Y he visto amaneceres. Muchos. Y qué bonitos eran, caramba. Y, he tenido ideas que revolotean por mi cabeza, y un día las escribiré. Y me quedaré a gusto. Ay. Qué gusto.

escolapias

Este es mi antiguo colegio que está apunto de cumplir 150 años y en la pantalla hay una foto del mismo en el s. XIX. Pasmoso.